De cómo el bosque se encarna y esconde el sendero