De cómo, entre las hojas, el aire de los labios