Del tapiz del monte que solo el cuerpo alimenta