De donde todo crece, la huella se impregna