De las ramas que se acuestan y del hombre que las arropa